Urtubey quiere instalarse en el escenario nacional



Por Fiorella Bronzini

El gobernador salteño “admitió” su “romance” con Isabel Macedo, mientras avanza su desembarco político en la Provincia de Buenos Aires. Sus vaivenes con el Papa.

(si no sale el artículo completo, cliquear en el título)



Tras dejarse ver el último martes en un restaurante de Puerto Madero, se presenta en sociedad una nueva pareja político-farandulesca: la de Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta con aspiraciones presidenciales, y la actriz Isabel Macedo.

Ambos están separados: la actriz del polista Martín Tassera, y Urtubey de la madre de sus cuatro hijos, Ximena Saravia Toledo

Llama la atención el contexto político en que se produce la difusión de esta relación, justo en el momento en que el gobernador intenta proyectarse como un líder nacional de cara a las elecciones de 2019. A dos meses de las elecciones que normalizarán el funcionamiento del Partido Justicialista, en el que intenta jugar un rol preponderante, y a la par de su desembarco en la provincia de Buenos Aires, Urtubey logra con esta noticia instalarse mediáticamente entre el gran público. Cerca del 75% de la población no consume noticias políticas y sí lo hace con notas relacionadas al mundo de la farándula y los deportes.

Así lo vivió Martín Insaurralde, desconocido para la mayoría de la población hasta que empezó su relación con la vedette Jessica Cirio. En poco tiempo, el intendente de Lomas de Zamora tenía tantas menciones en los medios como Cristina Fernández o Daniel Scioli, y así pudo encabezar la lista de diputados del FPV en 2013, por la provincia de Buenos Aires. En ese distrito, fundamental para cualquier aspiración presidencial, intenta hacerse fuerte Urtubey. Ya cerró un acuerdo con Julián Domínguez, frustrado precandidato a gobernador derrotado en la primaria del FPV por Aníbal Fernández.

De todos modos, la idea del salteño es acordar con Diego Bossio, líder del bloque justicialista, reciente desprendimiento del FPV. El ex director del ANSeS se bajó el año pasado de su pretensión de ser candidato a gobernador, tras el baño de humildad solicitado por la ex Presidenta Cristina Fernández.

Con su socio Domínguez, Urtubey comparte su condición de ferviente católico. Siermpre hizo gala de su gran relación con el Papa Francisco, aunque en esta última visita al Vaticano junto al Presidente Mauricio Macri, poco se vio de esa presunta cercanía.

Fuentes del pequeño estado sostienen que la comitiva que llevó el presidente argentino fue casi una “provocación”. Los tres gobernadores que acompañaron a Macri tenían algún cuestionamiento del papado.

La gobernadora de Tierra del Fuego Rosana Bertone es parienta del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del papa Benedicto XVI y operador adverso a la postulación de Jorge Bergoglio en 2013. Apenas asumió, Francisco lo echó y lo mandó en castigo a Venezuela.

Alfredo Cornejo, gobernador mendocino, hizo un plan de ajuste que recortó subsidios a las escuelas católicas, lo que indignó a los obispos mendocinos, malestar que llegó a Roma. En el caso de Urtubey, el conflicto lo tiene con el obispo de Orán, Gustavo Zanchetta, quien lo acusa de ser blando con el narcotráfico en la frontera salteña, siendo Orán y Salvador Mazza, los mayores focos del mismo.

Días antes de la visita, Zanchetta envió una carta al Papa en la que alertó sobre la grave situación que vive su diócesis por el narcotráfico y la posible inacción o complicidad del gobierno provincial frente a esta cuestión. El Secretario de Estado Pietro Parolin incluyó el tema en la agenda de la reunión con la comitiva argentina.

No hay comentarios: